Marcas

Proveedores

Newsletter

Search in Blog



Blog

  • ¿Aparcabicis o aparcamientos para bicis?

2016-01-14

¿Aparcabicis o aparcamientos para bicis?

¿No es lo mismo? No. Llamamos aparcabicis a esas estructuras, normalmente metálicas, que se colocan en la vía pública y sirven para poco más que para apoyar la bicicleta y poderla candar. De las formas más variadas, y de niveles de utilidad y seguridad desiguales, los aparcabicis se presentan como la solución para dejar tu bicicleta segura en la calle. Eso y un buen candado.

 

Nadie habla de aparcamientos. De parkings, para que nos entendamos. Nadie ha pensado que las bicicletas no son como coches, que se pueden dejar en la calle por espacios de tiempo ilimitados sin cuidado. Ni siquiera son como motos, que, por su peso y por su nivel de seguridad, son más difíciles de robar. Y eso que los unos y las otras cuentan con soluciones de aparcamiento también a cubierto, cómodas y seguras.

Bicicleta vandalizada en aparcamiento tipo U invertida

Una bici que duerme o que pasa una jornada en la calle tiene serias posibilidades de ser robada o vandalizada. Así están las cosas. Y como su valor es mínimo, a nadie preocupa, salvo a su propietario. No es delito, no hay seguro, no paga impuestos, no hay una manera de hacer un seguimiento de los robos y, en definitiva, sería más caro el remedio que la enfermedad. Así pues, que siga habiendo un poco de gripe es en el fondo bueno.

El caso es que, en contra de lo que tradicionalmente se piensa, a la gente que quiere andar en bicicleta le frena mucho más la seguridad de su propia bici y la comodidad de acceso a la misma que la famosa percepción de inseguridad que genera el tráfico. 


Hablo de la gente que ya ha dado el paso de empezar a desplazarse en bicicleta a sus obligaciones. O aquellos que lo quieren dar. Los demás no son tan trascendentales.

Aparcamiento de la empresa Azkoyen en Peralta (Navarra)

Porque es muy fácil hablar de encuestas de intenciones en esto de la movilidad, pero declarar una intención es la cosa más gratuita que hay. El problema hay que centrarlo en las personas que pasan de los buenos propósitos a la acción. Y de ahí al uso, al hábito. Las encuestas sobre individuos concretos, sin muestras, en lugares de asistencia obligada (centros de trabajo o centros de estudio) nos revelan que la seguridad en el aparcamiento se valora más que la del itinerario, incluso entre los que no se desplazan en bicicleta.

Pero,  ¿qué se entiende por aparcamiento seguro?

 

Aparcamiento de rotación en el centro de Dublin (Irlanda)

Esa es la cuestión. Aquí estamos dispuestos a gastarnos auténticas fortunas en hacer fantásticos viales ciclistas (de diseños inverosímiles y en la inmensa mayoría de los casos en calles donde no hacían falta) o en dotar a nuestras ciudades de maravillosos sistemas de préstamo de bicicletas automatizados, pero cuando hablamos de los problemas de aparcamiento nuestros responsables sólo cuentan aparcabicis. Plantear algo más es una locura.

¿Por qué? Porque la bicicleta se sigue considerando un vehículo de pobres.

Aparcamiento para residentes en Münster (Alemania)

Así de triste, pero así de real. Cuando en los distintos foros se plantea la necesidad de resolver el aparcamiento de las bicicletas en los domicilios, en los centros de actividad y en los puntos neurálgicos con soluciones cómodas, seguras, cubiertas y vigiladas, la gente se sonríe. Todos. Los primeros los responsables políticos, pero detrás de ellos todos los demás.

Hablamos de reincorporar el uso de la bicicleta en nuestras ciudades, hablamos de dignificarla, de prestigiarla, de darle oportunidades reales, prioridades, pero cuando hay que afrontarlas seguimos siendo igual de miserables. O es una obra pública o es una operación mediática o no interesa.

Y el caso es que, hasta que no se afronte seriamente que lo que más disuade del uso de la bicicleta no es la peligrosidad del viario, sino la incomodidad de su uso y el robo de bicis, no estaremos hablando de verdad de bicicletas. En concreto sobre el efecto del robo de bicicletas elManual de Aparcamientos de Bicicletas editado por el IDAE recoge los siguientes datos reveladores:

Según un estudio realizado en Francia, se estima que cada año se roban cerca de 400.000 bicicletas [FUBicy, 2007]. Esto representa aproximadamente el 15% de las bicicletas vendidas en Francia cada año (3 millones). Según estos datos, el 24% de los ciclistas compra otra bicicleta después del robo y la mayoría de ellos compra una más barata que la que tenía anteriormente (aprox. un 20% más económica que el importe habitual). Otro 25% no compra otra bicicleta en el año siguiente al robo del vehículo. Estos ciclistas dejan de usar la bicicleta, utilizan otro medio de transporte y no compran más accesorios ni equipamientos para la bicicleta.
En el Reino Unido un estudio mostró que el 25% de los robos de bicicletas nunca fueron denunciados a la policía y que tan sólo una de cada 17 bicicletas robadas había sido recuperada posteriormente [Gamman, 2004]. Con respecto a este punto, hay que recordar que con las pérdidas de bicicletas también se van perdiendo personas usuarias. Según los resultados de unas encuestas realizadas a ciclistas de “fin de semana”, el 17% han sufrido un robo de bicicleta en los últimos tres años y de éstos, el 24% no han vuelto a pedalear más y el 66% pedalea menos por temor al robo. Según estos estudios, se descubrió que en Gran Bretaña se están perdiendo cada año 172.000 ciclistas a causa de los robos, debido a que una de cada cinco bicicletas robadas no son reemplazadas nuevamente. Según estos estudios, el robo o el miedo al robo se encuentran entre los principales inhibidores de su uso.
Aparcamiento Green Pod: 1 coche = 10 bicis + 10 taquillas

Teniendo en cuenta esto, si queremos tomarnos en serio el tema de las bicis en la ciudad, lo tendremos que hacer en los mismos términos que nos hemos tomado el coche durante décadas. ¿Por qué para los coches hemos sido capaces de proveer todo tipo de soluciones de aparcamiento tanto en superficie como subterráneas y ahora que decimos que estamos tratando de fomentar el uso urbano de las bicicletas no queremos hablar de ello? Máxime cuando muchas de esas soluciones, sobre todo los aparcamientos subterráneos de rotación, no son capaces de completar su ocupación y algunas de sus plazas se podrían sustituir por plazas para bicicletas, taquillas y hasta vestuarios a razón de 10x1.

A modo de ejemplo:

Pensar que por cada bicicleta pública puesta en la calle
o por cada 100 metros de carril bici inútil ejecutado
podríamos haber resuelto el problema del aparcamiento a 10 personas.

No quiero ni pensar en lo que se puede hacer con 1 kilómetro de autovía de dudosa necesidad o con 1 kilómetro de AVE. Da vértigo.

Esto es como lo del hambre. Con las migajas de lo que nos comemos en grandes operaciones de movilidad en nuestra lógica derrochadora, daríamos la solución a millones de personas que realmente quisieran desplazarse en bicicleta de manera habitual.

Mientras sigamos actuando en clave de "U" (aparcabicis de U invertida y candados de U) no estaremos trabajando en resolver el problema central de la movilidad obligada de los ciclistas sino que estaremos parcheando con soluciones pobres y demasiado caras. ¿Queréis ciudadanos que se desplacen en bicicleta? Pues tratar de resolver con la misma intensidad los problemas de seguridad de los itinerarios como los relativos al aparcamiento de calidad. Si no esto es un juego perverso que seguirá beneficiando a políticos, constructoras y empresas de publicidad, pero no a ciudadanos responsables que quieren apostar por una forma de desplazarse limpia y respetuosa.

 
Sistema Bicibox


Algunas ciudades como Murcia o Barcelona ya han iniciado el camino con algunas tentativas. Hay empresas que proponen sistemas también automáticos para ello, que han sido instalados en varias ciudades. Pero el trabajo va más allá de habilitar jaulas para bicicletas ocupando espacio público. El verdadero reto es optimizar espacio en aparcamientos subterráneos, poner en juego locales cerrados y habilitar soluciones domésticas y en centros de actividad funcionales.

Compartir

No customer comments for the moment.
 

Brompton eléctrica Barcelona

En nuestra zona Brompton encontrarás todo tipo de productos relacionados con la prestigiosa marca británica. Empezando por los más de 80 modelos de bicicletas Brompton disponibles en stock. Hay de todo tipo de colores desde las clásicas blancas y negras, hasta las más llamativas en amarillo y naranja, pasando por los últimos diseños en Lagoon Blue y Berry Crush.
De esta forma, podrás escoger el modelo que más te guste y en el color que prefieras. Sea cual sea el tipo de producto que necesites para tu Brompton eléctrica en Barcelona, seguro que lo podrás encontrar en esta sección.
Accesorios
Recambios
Bolsas
Joyas
Contamos con un amplio abanico de accesorios Brompton, para que personalices tu bicicleta y consigas que se convierta en un modelo único y original. Algunos de estos accesorios son sillines, para individualizar tu bicicleta hasta el último detalle, soportes para niños, para que puedas transportarlos en este vehículo sin ninguna dificultad, o la tija de sillín Lightskin, que incorpora un sistema de luces de LED en su parte posterior con el objetivo de aumentar la visibilidad de la bicicleta por la noche.
Tenemos a la venta toda clase de recambios que pueden necesitar las bicicletas Brompton debido a una avería o como consecuencia del desgaste típico de un uso continuado. Disponemos de recambios de suspensiones, tijas, guardabarros, manillares, frenos, platos o cadenas, entre otros. Estos son elementos diseñados específicamente para este tipo de bicicletas, por lo que no tendrás ningún problema de compatibilidad.
Otro de los productos que se incluyen en nuestra Zona Brompton son las bolsas Valerias para Brompton. Se tratan de diferentes diseños, aunque todos con el toque vintage que caracteriza a la maca, elaborados con material impermeable para que transportes tus objetos sin preocuparte de las condiciones climatológicas.
Como novedad, presentamos las joyas Brompton. Collares, llaveros y gemelos fabricados con plata de ley que imitan la silueta de las bicicletas de la marca consiguiendo un artículo original y de mucha calidad.
Recuerda que Urban Fun es el principal distribuidor de la marca Brompton en Barcelona, por lo que siempre contarás con la garantía y confiabilidad de la marca.

Bicicleta plegable eléctrica

La bicicleta plegable eléctrica está revolucionando el mercado del transporte ecológico por sus numerosas ventajas.
Se trata de un medio de transporte sostenible diseñado para todo tipo de personas, independientemente de su edad o condición física.
Normalmente, la bicicleta había sido vista como un vehículo destinado únicamente a fines recreativos o deportistas.
Aunque algunas personas habían empezado a emplearlo como transporte urbano. Era una minoría que la empleaba en desplazamientos de poca importancia pero nunca antes de un evento o una cita laboral debido al exceso de sudor que provoca el ejercicio en una bicicleta.
La bicicleta eléctrica funciona con un sensor que capta que hay alguien pedaleando y pone en marcha el motor, al dejar de pedalear o frenar, el motor se para.
Con la incorporación del motor eléctrico a la bicicleta y la posibilidad del pedaleo asistido, se ha eliminado la necesidad de realizar ejercicio físico, evitando el sudor tan molesto y antiestético, por lo que la bicicleta eléctrica ha pasado a ser el medio de transporte alternativo preferido.
Además, este nuevo avance, ha conseguido que en un mayor número de personas tengan acceso a la bicicleta, como las personas mayores o con movilidad reducida que antes eran incapaces de recorrer trayectos en bicicleta, ahora lo pueden hacer.
Incluso, los usuarios ya habituados al bicicleta convencional, han encontrado en la eléctrica una aliada ante pendientes pronunciadas que son muy difíciles de recorrer o simplemente como ayuda después de largas rutas turísticas.
Otra de las grandes cualidades de la bicicleta plegable eléctrica es su bajo consumo en combustible, aparte de que es un medio de transporte no contaminante porque no emite CO2, su consumo de electricidad es muy bajo y la elevada autonomía de sus baterías hacen que sea un vehículo idóneo para todo tipo de trayectos. Aunque es aconsejable, en caso de tener previsto recorrer largas distancias, ir equipado con varias baterías de repuesto para cualquier tipo de imprevisto.
La bicicleta eléctrica es mucho más económica que otros vehículos eléctricos como el automóvil que son más caros y con un uso más complicado por la falta de infraestructura para repostar.
Por otra parte, la nueva bicicleta plegable eléctrica tiene la capacidad de plegado, es decir, de desmontarse hasta ocupar el mínimo espacio posible.
Esta acción de plegado se realiza rápidamente en casi todos los modelos, máximo 30 segundos, y de forma sencilla para que el usuario no ponga en riesgo los componentes de la bicicleta.
Esta capacidad consigue que sea perfecta para combinar su uso con el transporte público, sin necesidad de que quite el lugar de un pasajero, así como que se pueda guardar fácilmente en el maletero de un coche para realizar actividades en bicicleta en áreas más alejadas o irnos de vacaciones con ella.
También, posibilita su traslado en el ascensor y su almacenaje en un armario, lo que resulta más cómodo para el usuario de las grandes ciudades.
Sobre la legislación para circular con una bicicleta plegable eléctrica, en España no se necesita de carnet de conducir ni seguro, por lo que es como una bicicleta tradicional, aunque ha de cumplir una serie de requisitos:
- Contar con un motor que no supere los 250W de potencia.
- Velocidad máxima de 25 Km/h.
- No debe pesar más de 40 Kg.
Características Técnicas de nuestras bicicletas eléctricas plegables

Todas estas ventajas son las que han conseguido que la bicicleta plegable eléctrica sea la preferida para su uso urbano.