Ahora, con la llegada de 2019, Littium Kaos Engineering lanza su nuevo modelo de Ibiza con un buen puñado de novedades destacables, pero manteniendo intacto su precio.

Más diseño y prestaciones

La nueva Ibiza vuelve con los colores de siempre: blanco brillo y negro mate. Eso sí, el diseño cambia: el rebranding de la marca se aprecia en un nuevo vinilado, que incorpora la nueva y rompedora imagen de Littium. Del mismo modo, la característica madera del portaequipajes trasero, que antes era de pino, es ahora de bambú de alta calidad.

Hay más. Littium ha cambiado la pantalla LCD por una más moderna y pequeña, que se integra mejor en el manillar. Éste es ahora recto y no curvo, como en la versión anterior, y más limpio que nunca gracias a la incorporación del timbre a la maneta de freno izquierda.

Además, los responsables de la marca han incorporado tapones de silicona para la cerradura de llave, el bloqueo de batería y la entrada del cargador, para hacerlo completamente impermeable. Igualmente, con el objetivo de mejorar el rendimiento en caso de lluvia, se ha integrado el sensor pass dentro del pedalier, por lo que ya no se ven los imanes. Y, por si todo ello fuera poco, se ha cambiado el cassette de 13/28 a 11/28, lo que la hace aún más rápida.

Pero quizás la novedad más destacable está en la batería. La nueva Ibiza cuenta con la posibilidad de incorporar una de 14 amperios, lo que se traduce en un 40% más de capacidad. Esa versión, tope de gama, costará 1.790 euros, mientras que el modelo estándar contará con una batería de 10,4 amperios al mismo precio de siempre, 1.590 euros. Porque esa es, sin duda, otra gran noticia para todos los que estén pensándose pasar a formar parte de la familia Ibiza: pese al aluvión de novedades, el precio no cambia. Así que no lo dudes: cuando des el salto y decidas hacerte con una e-bike… ¡Esta es la tuya!